Los cuises o también denominados cobayos son unos pequeños mamíferos pertenecientes a la familia de los roedores, a la cual pertenecen también los ratones, hamsters, jerbos, degús, ratas, etc. En su hábitat natural, viven en áreas abiertas. Buscan refugio en áreas naturalmente protegidas o cavadas y posteriormente abandonadas por otros animales. Son animales sociables y tienden a vivir en grupos. Los cobayos son estrictamente herbívoros, alimentándose de hierbas, semillas, raíces y frutas, sobre todo durante el final de la tarde y principio de la noche. Su dieta y alimentación es económica y sencilla. Son una magnífica compañía para personas de cualquier edad por muchas razones, destacando, entre otras, las siguientes: Son animales dóciles y amistosos, fáciles de agarrar y acariciar, siendo muy extraño que lleguen a morder a sus dueños. Su tamaño pequeño permite que sus requerimientos de alojamiento sean mínimos, lo cual es ideal si disponemos de un apartamento o vivienda pequeños. No requieren ningún tipo de vacunación y si se les proporcionan los cuidados mínimos, no suelen tener problemas de enfermedades. Son animales limpios por naturaleza, por lo que con una higiene básica se puede mantener su alojamiento limpio y sin olores. Sus crías son mucho más reducidas que en el resto de los roedores, de modo que, en caso de crianza no corremos el peligro de vernos desbordados por las nuevas crías. Finalmente, por sus pequeñas necesidades, les podemos transportar fácilmente con todo el equipo, pudiendo disfrutar de ellos sin mayores obligaciones durante nuestras vacaciones o estancias fuera del hogar. Nuestros cuises son criados por nosotros mismos, a los 35 días son traídos de nuestro criadero a la tienda para la venta.