Los hámsters son animales sumamente sociables, con ciertas costumbres y rutinas que les gusta mantener. De hecho, observar estos animales, su comportamiento y actividades, es una de las principales diversiones que reporta el tener un hámster como mascota. Su media de vida ronda los 2-3 años. Son animales nocturnos, por lo que suelen dormir durante el día y son activos al llegar la noche. A partir de las 8-10 semanas de edad, la hembra ya está madura para la reproducción. Desde ese momento, entrará en celo cada cuatro días. La gestación dura unos 15-16 días y las crías no deben tocarse al menos en su primera semana de vida. Durante el embarazo, debemos evitar molestar a la hembra y alimentarla de forma variada. Cuando se aproxima el momento del nacimiento, debe aislarse a la hembra del resto de hámsters. Con respecto a la alimentación de estos pequeños animales, existen preparados especiales para ellos. Normalmente se trata de comida seca, en forma de croquetas o pastillas, que le proporciona al hámster los minerales y vitaminas necesarias para su buen desarrollo. Estos animales tienen la costumbre de almacenar alimento para luego comerla durante el día a distintas horas, por lo que debemos alimentarlos una única vez al día procurando que sea siempre a una misma hora. Una peculiaridad de estos animales es que sus dientes no paran de crecer nunca, por lo que es necesario proporcionarles maderas adecuadas para roer y así evitar que crezcan demasiado. Nuestros hamster son criados por nosotros mismos, a los 35 días son traídos de nuestro criadero a la tienda para la venta.