Los jerbos son unos pequeños mamíferos típicos de las remotas regiones áridas de Asia, África y Europa oriental. Son similares a otros roedores saltarines como los jerboas, y las ratas canguro, pero su tamaño, cuerpo, extremidades y movimientos para saltar no son tan exagerados. Se dice que están entre los roedores pequeños de movimientos más graciosos. Disfrutan al ser manipulados y no muerden a menos que se les maltrate. Su amistosidad, curiosidad, expresiones inteligentes y movimientos rápidos, como de ardilla, resultan fascinantes tanto para los adultos como para los niños. Los jerbos tienen necesidades de alojamiento, comida y agua que resultan fáciles de safisfacer. Se los puede dejar sin atención durante días, siempre que dispongan de agua y comida. Son limpios, inodoros, y fáciles de mantener así. Son sanos y resistentes. Hacen muy poco ruido. El clima no es un problema si se puede mantener la temperatura dentro de unos límites razonables. No hay hibernación en invierno ni se adormecen en verano, y los jerbos están activos durante el día. Tienen poca tendencia a escapar y si llegan a hacerlo, resulta relativamente fácil recapturarlos. Los atributos generales del jerbo indican que puede ser un animal adecuado para estar prácticamente en cualquier tipo de casa -urbana, de campo, o suburbana. Nuestros jerbos son criados por nosotros mismos, a los 35 días son traídos de nuestro criadero a la tienda para la venta.